Noticias

« Volver
21/12/2015 | Juez Ramos Padilla

Suspenden los nombramientos por decreto en la Corte Suprema

 

PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN

JUZGADO FEDERAL DE DOLORES

32281/2015 ORBAICETA, MARIANO JOSE c/ PODER EJECUTIVO DE LA NACION s/AMPARO LEY 16.986

Dolores, 21 de diciembre de 2015.­

AUTOS   Y   VISTOS:

Para     resolver     en     el     expediente  FMP 32281/2015 caratulado: “Orbaiceta,   Mariano   José   c/   Poder   Ejecutivo   Nacional   s/amparo   ley   16.986” del registro de la   Secretaría   Civil,   Previsional,   Comercial,   Contencioso Administrativo y Laboral, a cargo de la Dra. Claudia Analía Idabour, del Juzgado Federal de Dolores, a mi cargo, y en particular en relación a la medida interina reclamada por la actora.­

Y CONSIDERANDO:

I. La presentación efectuada por la actora

Que   se   inician   las   presentes   actuaciones   con   la   presentación   de Mariano José Orbaiceta, con el patrocinio letrado de la Dra. Lorena Herrera, que en los términos del artículo 43 de la Constitución Nacional y la ley 16.986, interpone acción de amparo contra el Poder Ejecutivo Nacional y pretende se declare la nulidad del Decreto nro. 83/2015 publicado en el Boletín Oficial el 15 de diciembre pasado, mediante el cual se designó como jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a los Doctores Carlos Fernando Rosenkrantz y Horacio Daniel Rosatti en los términos del artículo 99 inc. 19 de la Constitución Nacional.­ Explican   que   a   través   de   estas   designaciones   se   han   lesionado derechos   y   garantías   constitucionales,   la   división   de   poderes,   la   independencia judicial y la seguridad jurídica, y adelantan que todas las decisiones que podría tomar el más alto tribunal de la nación estarían viciadas de nulidad absoluta.­ Sostienen que esta es la única vía disponible con la que cuentan y que como los daños se producirán desde el mismo momento en que los designados tomen posesión del cargo, además de la acción de amparo, resulta indispensable el dictado de una medida cautelar urgente que suspenda los efectos del acto administrativo atacado hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo, con el fin de evitar que el daño   producido   antes   de   la   sentencia   definitiva   sea   de   imposible   o   difícil reparación ulterior.­ Asimismo, reclaman que durante la sustanciación del informe previsto en el artículo 4 de la ley 26.854 se disponga una medida interina que suspenda los efectos del acto (ver fs. 1/17).­

II.  Corrida que fue la vista al Representante del Ministerio Público Fiscal, éste dictaminó en favor de la competencia de este Juzgado para intervenir en el asunto (ver fs. 19).­

III. Legitimación activa y pasiva

Siempre que se analiza una acción como la que nos ocupa ­en la que se discute ni más ni menos el modo en que habrá de conformarse la cabeza de uno de los poderes del Estado­, debe privilegiarse la interpretación más favorable a hacer efectivo el derecho a la tutela judicial efectiva, viabilizando así la emisión de una resolución en la que se aborden y decidan las cuestiones sustanciales sometidas a conocimiento del órgano jurisdiccional.                Ello es conteste con el principio pro actione y con el fin buscado por el Constituyente cuando a través del artículo 43 de la Constitución Nacional habilitó a toda persona a interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o, que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace con arbitrariedad e ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos en la Constitución.­

En este sentido, no existen dudas de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ­cuya composición se impugna­ tiene jurisdicción en los asuntos de todo el   país   y   que   todos   los   ciudadanos   pueden   verse  afectados   si   dos   de   sus   cinco miembros son designados de manera unilateral por el P.E.N., sin acuerdo del Senado de la Nación y sin siquiera poder ejercitar el derecho que les acuerda el artículo 6 del decreto 222/03.­    Efectivamente, dicho artículo faculta a los “ciudadanos en general, las organizaciones no gubernamentales, los colegios y asociaciones profesionales, las entidades académicas y de derechos humanos”, a formular por escrito y de modo fundado y documentado, las posturas, observaciones y circunstancias que consideren de interés expresar respecto de los candidatos propuestos por el Poder Ejecutivo para desempeñarse en la más alta magistratura del Poder Judicial de la Nación. A través de este decreto, el Poder Ejecutivo se impuso una limitación para la nominación de los candidatos de la Corte Suprema, pero al mismo tiempo le otorgó un derecho a los ciudadanos para intervenir y opinar, y de este modo ejercer un control público en la designación de tan altos funcionarios.­  De allí que no  puede existir  ningún   resquicio   para  dudar  que los ciudadanos en general se encuentran legitimados para ejercer los mecanismos de participación y control para hacer conocer en forma oportuna sus razones, puntos de vista y objeciones que pudieran tener respecto del nombramiento de un candidato a la Corte Suprema.­ Esta publicidad y sistema de control ciudadano resulta acorde con la obligación  del  Senado  de  la  Nación  de llevar  adelante  una  sesión  pública   ­que también   se   estaría   eludiendo­,   y   pone   en   evidencia   que   en   la   selección   de   los miembros del más alto tribunal de la nación existe un sistema de controles y de publicidad que impone no sólo la intervención de los distintos poderes del Estado, sino que también autoriza el control ciudadano y la posibilidad de que se tenga en cuenta su opinión.­ En este orden de ideas, debo señalar que la visión clásica iluminista del individuo en el centro del orden jurídico, con un Estado "a su servicio", está en plena crisis. Los principios por los cuales el Estado protege y representa al ciudadano, de   tan   larga   tradición,   no   siempre   concuerdan   con   la   realidad.   El   Estado  no   es tampoco una noción abstracta, de constante confiabilidad, siempre justa por sobre los procesos sociales.                 Así las cosas, la etapa histórica que atraviesa el país y la debilidad de sus   instituciones,   en   medio   del   desprestigio   de   las   estructuras   judiciales,   hacen aconsejable   asegurar   al   ciudadano   todas   las   formas   posibles   de   participación   y contralor para compensar su debilidad real, su insignificancia frente a la abrumadora hegemonía   de estructuras   estatales   que,   lamentablemente,   no   gozan   del   mejor predicamento. De   este   modo,   los   automatismos   que   puedan   limitar   y   coartar   la participación del ciudadano en los asuntos públicos, por loables que pudieran ser las intenciones sistemáticas que los impulsen, abren espacios que aumentan el poder de los funcionarios, en desmedro de los particulares y de la ciudadanía, que aparece inerme y eternamente postergada ante la (in)justicia.  En lo que hace a la legitimación pasiva, no caben dudas de que el legitimado resulta ser la demandada, Poder Ejecutivo Nacional, como órgano emisor del decreto cuestionado, lo que justifica también la competencia de la justicia federal, más allá de lo que se dirá en el capítulo respectivo.­

IV. Intervención necesaria del Ministerio Público Fiscal 

En lo que hace a la intervención del Ministerio Público, entiendo que en el caso resulta obligatoria, dado el carácter que le asigna la Constitución Nacional de custodio de la legalidad y de los intereses generales de la sociedad,  y en especial, de velar por la efectiva vigencia de la Constitución Nacional y los instrumentos internacionales de derechos humanos en los que la República sea parte, procurando el acceso a la justicia de todos los habitantes (cfr. art. 120 de la C.N. y art. 1° de la ley 27.148). 

V. Competencia

No existen dudas de que estamos frente a un acto emanado del Poder Ejecutivo Nacional y por lo tanto la competencia para entender en la presente causa resulta resorte exclusivo de la justicia federal.  Tampoco se cuestiona la legitimación y el derecho que tienen los ciudadanos de impugnar los actos del Poder Ejecutivo Nacional en la jurisdicción donde   tienen   su   domicilio,   sin   necesidad   de   tener   que   recurrir   a   un   Juzgado Contencioso Administrativo Federal de la Capital Federal. Ello deriva principalmente del carácter federal que tiene nuestro país, la necesidad de garantizarle a todos los ciudadanos, en igualdad de condiciones, el acceso a la justicia (conf. arts. 1, 16, 18 de la C.N.; 8 y 25 de la C.A.D.H.).­ Sin embargo, las particularidades de este proceso, y la necesidad de establecer un procedimiento único para abarcar todas las peticiones particulares que se podrían haber presentado en otros tribunales, me imponen, más allá del dictado de las medidas urgentes para garantizar que no se vea frustrado el legítimo derecho de los actores, solicitar al Poder Ejecutivo Nacional que se informe si existen otros procesos de similares características al presente, a los efectos de analizar y decidir el modo   en   que   habrán   de   continuarse   estos   procesos   y   en   su   caso,   disponer   su acumulación para que intervenga en definitiva un único juez.­

VI. La medida cautelar interina solicitada

El   actor   solicita   que,   de   manera   previa   a   la   sustanciación   de   los informes previos del artículo 4, inciso 1º, primer párrafo de la ley 26.854, se dicte una medida cautelar interina en los términos del párrafo tercero de ese mismo inciso que expresamente   autoriza   a   que  “cuando   circunstancias   graves   y   objetivamente impostergables lo justificaran, el juez o tribunal podrá dictar una medida interina, cuya eficacia se extenderá hasta el momento de la presentación del informe o del vencimiento del plazo fijado para su producción”. Que   resulta   indiscutible,   como   se   verá   a   lo   largo   de   este pronunciamiento, la gravedad institucional que reviste el caso y la necesidad de que la legalidad de las designaciones efectuadas sea analizada por la Justicia.­ Asimismo,  la urgencia  se justifica claramente al punto tal que, si estamos frente a un proceso ilegítimo de designación, el mismo ya ha sido puesto en marcha, se encuentra en vías de ejecución y sólo restaría que la Corte Suprema de Justicia le reciba juramento a los designados miembros de dicho cuerpo para que comiencen   a   ejercer   sus   funciones,   circunstancia   que   objetivamente   sólo   puede impedirse al día de la fecha disponiendo la medida interina reclamada.­ No afecta este razonamiento las expresiones que pudieron haber vertido los integrantes   de   la   propia   Corte   Suprema,   encargados   eventualmente   de   recibirles juramento. Es que su opinión, beneplácito, disconformidad o incluso los comunicados que se efectuaron desde el Centro de Información Judicial (CIJ) dando cuenta de las reuniones llevadas a cabo en la Casa Rosada entre el Presidente de la Nación y el Presidente de la Corte Suprema, no eliminan el riesgo de que esta situación irregular se consolide con grave riesgo para la República.­ VI. Requisitos   para   el   dictado   de   una   medida   cautelar. Procedencia de la vía propuesta Sin embargo, previamente deben verificarse si se encuentran reunidos los   requisitos   que   tornan   procedente   una   medida   cautelar   –incluso   aquellas denominadas interinas, a las que hace referencia el art. 4 inc. 1º, tercer párrafo de la ley 26.854­, esto es la verosimilitud del derecho y el peligro en la demora; pues no tendría sentido continuar con el procedimiento si esos requisitos no se encuentran presentes, y ello sin perjuicio de reevaluar la cuestión una vez que   la autoridad pública demandada –Poder Ejecutivo Nacional­ produzca el informe que se prevé en el artículo antes citado.­ Como se advierte en esta resolución, ambos extremos se encuentran verificados   y   en   consecuencia,   corresponde   señalar   que   la   vía   intentada   resulta procedente pues si el mecanismo de designación de los jueces del máximo tribunal de   la   nación   no   es   válido,   si   ello   no   surge   del   texto   ni   del   espíritu   de   la Constitución, si con ello se afecta la división de poderes, la independencia de los jueces, la garantía del juez natural, las facultades del Congreso, la participación y control ciudadano y en definitiva, a la cabeza de uno de los poderes del estado y por ende, a todo el sistema de justicia, resulta necesario que los mecanismos constitucionales   se   pongan   en   funcionamiento   cuanto   antes   para   frenar   esa ilegalidad que afecta principios básicos sobre los que se asienta la República.­

VII. El modo de nombrar a los jueces de la Corte Suprema y cubrir vacancias establecido en la Constitución Nacional y la ley

El artículo 99, inciso 4°, primer párrafo de la Constitución Nacional determina que es el Poder Ejecutivo Nacional el que nombra a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia de la Nación con acuerdo del Senado por dos tercios de sus miembros presentes, en sesión pública convocada a tal efecto.    Por su parte el artículo 22 del decreto­ley 1285/58 ­ratificado por la ley 14.467 y sus modificatorias­ establece el modo en que debe integrarse el más alto tribunal de la nación en los casos de recusación, excusación, vacancia o licencia de alguno de sus miembros. Allí se establece que deberá efectuarse un sorteo entre los presidentes de las cámaras nacionales de apelación en lo federal de la Capital Federal y de las cámaras federales con asiento en las provincias e incluso se señala que ­si no pudiera integrarse mediante este procedimiento­ se practicará un sorteo entre una lista de conjueces, hasta completar el número legal para fallar.­ De allí que resulte abusivo y arbitrario recurrir a las  previsiones del articulo  99 inc. 19  de la Constitución   Nacional ­en  las que  se  funda el decreto 83/2015­   para   formular   estas   designaciones,   pues   nuestro   ordenamiento constitucional y legal prevé  un procedimiento específico para cubrir las vacantes definitivas y/o transitorias que pudieran producirse.­

VIII. La posición de la Corte Suprema de Justicia de la Nación frente a casos análogos.

Dada la gravedad del asunto, entiendo oportuno y necesario explicitar el   estándar   jurídico  establecido   por   la   propia   C.S.J.N.   para   la   designación   de magistrados, conjueces, jueces transitorios y/o en comisión de dicho tribunal de la nación y cuya interpretación  debe seguirse por tratarse del intérprete final de la Constitución Nacional y en resguardo del principio de supremacía establecido por el artículo 31 de la norma fundamental.­ Entre los numerosos precedentes dictados en los últimos tiempos se destaca, por su analogía con el presente, lo resuelto en el caso “Aparicio”.1  El 21 de abril de este año, con la firma de los Dres. Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Carlos Fayt se declaró la nulidad del decreto nro. 856/14 firmado por la entonces Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner,   por   el   que   se   designaba   a   los   conjueces   que   habrían   de   actuar   como miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación,  por no contar con el acuerdo de los dos tercios de los miembros presentes del Senado de la Nación, que exige el artículo 99, inc. 4°, primer párrafo de la Constitución Nacional. Allí, el máximo tribunal consideró necesario poner un límite a las facultades del Poder Ejecutivo Nacional y señaló que las designaciones efectuadas – en su gran mayoría de notables y destacados juristas­ ponían en peligro derechos, garantías y hasta el propio diseño constitucional y republicano que consagra la Constitución Nacional. En esa ocasión, el más alto tribunal recordó que para consolidar la independencia del Poder Judicial de la Nación y reforzar el equilibrio político que debe primar en la integración de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, “incluso” los conjueces designados para integrarla de manera excepcional y en caso de vacancia, debían contar con el acuerdo y con las mayorías agravadas que requiere la Constitución. Está   claro   que   las   exigencias   y   recaudos   tenidos   en   cuenta   para invalidar   el   decreto   presidencial   856/2014,   resultan   también   conducentes   para analizar el decreto 83/2015, mucho más cuando los candidatos ahora designados habrán de intervenir en  todos  los procesos en trámite ante la Corte Suprema y no frente a una eventualidad, como lo eran los propuestos por el decreto anterior.­

IX. Los eventuales riesgos al sistema republicano de gobierno de los que da cuenta el fallo “Aparicio” de la C.S.J.N.

A lo largo del mencionado precedente, el más alto tribunal dio cuenta de   las   razones   por   las   que   consideraba   necesario   e   imprescindible   seguir   el procedimiento especial previsto en la Constitución Nacional para la designación de los Jueces de la Corte Suprema y explicó los motivos por los que no es posible obviar el acuerdo del Senado de la Nación con las mayorías especiales que reclama el art. 99 inc. 4º. De   este   modo   señaló:  “[q]ue   el   sistema   de   designación   de   los magistrados   integrantes   del   Poder   Judicial   de   la   Nación   establecido   en   la Constitución Nacional, en tanto exige la participación del Poder Ejecutivo Nacional y   del   Poder   Legislativo,  encierra   la   búsqueda   de   un   imprescindible   equilibrio político pues, tal como lo ha   enfatizado muy calificada doctrina, el acuerdo del Senado constituye ´un excelente freno sobre el posible favoritismo presidencial, pero también entraña el propósito de obtener las designaciones mejor logradas´.” También   dio   cuenta   que:  "todas   las   Constituciones,   y   muy especialmente las federales,  han buscado un correctivo a la facultad peligrosa y corruptora   depositada   en   manos   de   un   solo   hombre,   de   distribuir   empleos honoríficos y lucrativos de un orden elevado. De aquí la necesidad de sujetar a un acuerdo previo el nombramiento de los ministros, diplomáticos, los obispos, los altos empleos de la milicia, y jueces superiores, sometiendo al Senado la facultad de prestar ese acuerdo".

Finalmente, dijo  que:  “(…)  el nombramiento  de los jueces de la Nación con arreglo al sistema constitucionalmente establecido se erige en uno de los pilares esenciales del sistema de división de poderes sobre el que se asienta la República.   En   este   sentido,   no   cabe   sino   concluir   que   los   procedimientos constitucionales que regulan la integración de los tribunales han sido inspirados en móviles superiores de elevada política institucional, con el objeto de impedir el predominio de intereses subalternos sobre el interés supremo de la justicia y de la ley. Las disposiciones pertinentes se sustentan, pues, en la necesidad de afirmar la independencia   e   imparcialidad   de   los   jueces   en   beneficio   exclusivo   de   los justiciables.” De modo que, de continuarse con este irregular procedimiento se estaría afectando ­conforme a la doctrina de la Corte Suprema­, la división de poderes, el sistema republicano, los equilibrios necesarios que establece nuestra Constitución   Nacional,   la   imparcialidad   e   independencia   de   los   jueces   y   se consolidaría   un   sistema   en   el   que   primarían   los   posibles   favoritismos presidenciales sin ninguna clase de control u objeción posible.­

X.  El texto del decreto 83/2015

Entiendo prudente analizar también el texto del decreto; en particular las razones y argumentos que allí se invocan, para de este modo examinar desde otro prisma la verosimilitud del derecho, la eventual ilegalidad manifiesta, y todo ello sin perjuicio del renovado análisis que se podrá realizar con posterioridad, una vez que se produzcan los traslados que determina el procedimiento.­ En  este  sentido,  debo  señalar   que  la Constitución  Nacional  no  es solamente un texto a partir del cual los juristas ­técnicos especializados­ extraen las interpretaciones que favorecen una posición determinada. Se trata de derechos, de nuestra historia, del modo en que se fue desarrollando la República, de las conquistas sociales, del respeto de los derechos individuales, de la división de poderes, del control de las instituciones; de allí que no puede apelarse a cualquier justificación, ni es válido cualquier razonamiento que pueda afectar esas conquistas sociales.  En este sentido, no parece lógico recurrir a precedentes de hace más de 150 años, si éstos son contrarios a los estándares actuales que proclama el derecho constitucional   moderno   y   la   propia   Corte   Suprema   de   Justicia   de   la   Nación   en consonancia con los tribunales de justicia más reconocidos del mundo; ni realizar interpretaciones literales que se tornan absurdas cuando se evidencia que de ese modo se ponen en riesgo las instituciones más básicas de la Republica, como la división de poderes, la garantía del juez natural o la independencia del poder judicial. Entre los fundamentos y razones que llevaron al dictado del decreto 83/2015   se   observan   algunas   de   estas   incongruencias,   las   que   constituyen   un elemento   más   que   autorizaría   a   decretar   la   ilegalidad   manifiesta   del   acto administrativo cuestionado y al mismo tiempo, otro motivo para dictar la medida cautelar (interina) solicitada.­ Como se expuso, el artículo 99 inc. 4 de la C.N. y el artículo 2° del Decreto­Ley   N°  1285/58,   ratificado   por   la   Ley   N°  14.467,   establecen   un   modo distinto al elegido por el Sr. Presidente de la Nación para designar a los ministros de la Corte Suprema y cubrir las vacancias. Se requiere en todos los casos acuerdo del Senado   de   la   Nación,   expresado   por   una   mayoría   agravada;   y   en   los   casos   de suplencia   o   integración   provisoria  del   tribunal  se   debe   recurrir   al  procedimiento establecido específicamente en aquella ley. De allí que, en principio, no resulta válida la apelación al inciso 19 del art. 99 de la Carta Magna al que hace referencia el decreto.­

Por otro lado, no es cierto que el tribunal supremo no pueda funcionar hasta   tanto   no   se   designen   los   nuevos   jueces,   pues,   como   se   dijo,   existe   un procedimiento específico previsto en el artículo 22 del decreto­ley 1285/58 ­ratificado por la ley 14.467 y sus modificatorias­ que establece el modo en que deben cubrirse las vacantes transitorias (en primer término, a través de los Presidentes de Cámara).­ Que tampoco resulta válido acudir y equiparar la situación actual con precedentes   de   hace   más   de   tres   décadas   utilizados   para   designar   lo   que   la Constitución   Nacional   denomina   “jueces   inferiores”;   pues   esas   designaciones ocurrieron con anterioridad a la Reforma de la Constitución Nacional de 1994 y la creación del Consejo de la Magistratura, y mucho menos es posible extender esta facultad a los Ministros de la Corte Suprema y apelar para ello a un precedente ocurrido durante el gobierno de Bartolomé Mitre en 1865.­    Es que con la reforma constitucional de 1994, el constituyente decidió incorporar al procedimiento de selección y nombramiento de magistrados inferiores la participación   del   Consejo   de   la   Magistratura   ­en   su   condición   de   órgano   con competencias especiales dentro de la estructura orgánica del Poder Judicial de la Nación­   con  “el   fin   de   atenuar   la   discrecionalidad   del   Poder   Ejecutivo   en   la propuesta   de   magistrados   federales” (Fallos:   330:   2361) “y   amortiguar   la gravitación político­partidaria en ese proceso” (CSJ 369/2013 (49­R) /CS1 "Rizzo, Jorge Gabriel (apoderado Lista 3 Gente de Derecho) s/ acción de amparo c/ Poder Ejecutivo Nacional, ley 26.855, medida cautelar (expte. n° 3034/2013)", del 18 de junio   de  2013),   de   allí  que  los   precedentes  que  se  citan  resultan   inadecuados   e inoportunos.­  Por otro lado, y en lo que se refiere puntualmente a la designación de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tal como se señala en el precedente “Aparicio”, corresponde destacar que, a los efectos de limitar la referida discrecionalidad presidencial, consolidar la independencia del Poder Judicial de la Nación y reforzar el equilibrio político que debe primar en la integración de ese cuerpo, el Constituyente entendió que resultaba necesario dar aún más vigor al rol del Senado de la Nación en el procedimiento y, en consecuencia, estableció que el acuerdo que dicho cuerpo confiere al candidato propuesto debe contar con el voto de una mayoría calificada, adoptada en sesión pública convocada al efecto; de modo que la apelación al precedente de la presidencia de Mitre tampoco puede ser un fundamento válido.­ En   este   contexto   y   por   las   razones   expuestas,   también   debe descalificarse la afirmación que se realiza en el decreto respecto de que “la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación es conteste” con el modo elegido para designar a los Ministros de la Corte; ni mucho menos puede sostenerse que ello lo “expone de manera pacífica la Doctrina Constitucional”. Por el contrario, la gran mayoría de los constitucionalistas, profesores y reconocidos juristas ­desde diferentes posiciones políticas e institucionales­ han expresado   su   desacuerdo   y   señalado   la   irregularidad   en   el   procedimiento   de designación de los Ministros de la Corte Suprema elegido por el Sr. Presidente de la Nación.­     Así y sin ánimo de extenderme en este punto, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia,  Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni, sostuvo que la designación por decreto   de   dos   nuevos   magistrados para   el   Máximo   Tribunal   es   "un   abuso   de autoridad” y que “hay un mecanismo normal para llenar esto y es convocar a los presidentes de las Cámaras".   Daniel Sabsay  señaló que se “eligió un atajo para pasar   por   encima   del   decreto   222".  Andrés   Gil   Dominguez  dio   cuenta   que   la decisión del Presidente de la Nación "es de una gravedad institucional nunca vista en nuestro país desde 1983" y destacó que "no están dadas las condiciones de urgencia y excepcionalidad para obviar los mecanismos establecidos por la Constitución para designar a los jueces de la Corte y soslayar el decreto 222". Ricardo   Gil   Lavedra  dijo   que "la decisión   es   grave   y   no   es sostenible"  y que "la Corte Suprema tiene que tener una particular legitimidad en sus modos de designación". Alejandro Carrió señaló que "no veo la urgencia para hacerlo así. La Corte puede seguir funcionando perfectamente y si se requieren más votos se puede convocar a conjueces", y explicó que las facultades del articulo 99 inc. 19 de la Constitución es para  "casos de absoluta urgencia, como cuando hay que nombrar a un embajador en el exterior en medio de un conflcito diplomático o a un general   en   medio   de   un   conflicto   con   militares".  Carlos   Arslanian,   ex   juez   y ministro de Justicia, manifestó que “la norma invocada no puede ser aplicada para designar jueces de la Corte” y que para eso “están los conjueces”, concluyendo que “no hay justificación". Finalmente, la apelación al vocablo “empleos” al que hace referencia el decreto presidencial y el artículo 99, inc. 19 de la C.N., no puede ser equiparada a la   función   de   Juez.   Es   que   dicha   expresión   lleva   implícita   una   relación   de dependencia, por lo que el Poder Ejecutivo sólo estaría en condiciones de nombrar a aquellos   funcionarios   tales   como   embajadores,   ministros   plenipotenciarios, encargados de negocios, militares, que dependen de dicho Poder Ejecutivo, pero no a los magistrados que forman parte de otro poder del estado, y que tienen entre sus funciones controlarlo y garantizar la división de poderes.­ La   sola   idea   de   que   los   magistrados   puedan   ser   considerados “empleados” del Poder Ejecutivo Nacional, podría poner en crisis todo el sistema republicano y de división de poderes establecido en la Constitución Nacional, a la vez que implicaría la arrogación de facultades judiciales de manera indirecta por parte del Presidente de la Nación expresamente prohibidas por la ley suprema.­

Por   todo   ello,   teniendo   en   cuenta   el   texto   y   el   espíritu   de   la Constitución   Nacional,   la   ley,   los   principios   republicanos   que   motivaron   la declaración de nulidad del decreto 856/2014 por parte la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el precedente “Aparicio”, corresponde dar inicio a esta vía impugnativa del decreto presidencial nro. 83/2015 y suspender interinamente la posibilidad de que los magistrados propuestos asuman hasta tanto se pueda generar el necesario debate en torno a la legalidad de estas designaciones.­

RESUELVO:

I. HACER LUGAR A LA MEDIDA   CAUTELAR   INTERINA

solicitada   y,   en   consecuencia;  SUSPENDER  los   efectos   del   Decreto   del   Poder Ejecutivo  Nacional Nro. 83/2015 mediante el que se designa a los Dres. Carlos Fernando Rosenkrantz y Horacio Daniel Rosatti como Ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (conf. arts. 1, 18, 43, 99 inc. 4º y ccdtes. de la C.N., ley 26.854).

II.  A   los   efectos   de   cumplimentar   con   lo   dispuesto   en   el   punto anterior,  HÁGASE SABER  a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que se deberá abstener de recibirle juramento a los Dres. Carlos Fernando Rosenkrantz y Horacio Daniel Rosatti.

III.   ACLARAR  que   esta   medida   se   dicta   con   los   alcances establecidos en la ley 26.854 y cesa en sus efectos si los candidatos son avalados por el Honorable Senado de la Nación con las mayorías especiales previstas en el artículo 99, inc. 4 de la Constitución Nacional y fijar caución juratoria, la que será prestada ante la Actuaria (art. 199 del C.P.C.C.N.).­

IV. CORRER TRASLADO  al Poder Ejecutivo Nacional para que, dentro del plazo de cinco (5) días hábiles, produzca el informe previsto en el art.  4 inc. 1º de la ley 26.854 que dé cuenta del posible interés público comprometido y, dentro del plazo de quince (15) días hábiles, produzca el informe circunstanciado en los términos del art. 8 de la ley 16.986.­

V. Librar oficio al Poder Ejecutivo Nacional para que se informen todos los posibles procesos similares al presente, de acuerdo a lo señalado en el punto V de los considerandos de la presente.

VI.  Dar   intervención   al   Ministerio   Público   Fiscal   para   que   como órgano autónomo, custodio de la legalidad y de los intereses generales de la sociedad se haga parte en las presentes actuaciones y tome la intervención que le corresponde (art. 120 de la C.N. y art. 1° de la ley 27.148).­

VII. Protocolícese. Notifíquese


Descargar como PDF
Compartir
Seguinos en Twitter

.