Warning: file_get_contents(http://www.youtube.com/oembed?url=http%3A%2F%2Fwww.pagina12.com.ar%2Fdiario%2Felpais%2F1-283211-2015-10-06.html&format=json): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 404 Not Found in /home/nicsol8/justicialegitima.org/_php/opinion_articulo.php on line 6

Notice: Undefined offset: 5 in /home/nicsol8/justicialegitima.org/_php/opinion_articulo.php on line 8

Opinión

« Volver
06/10/2015 | Opinión

Adiós, Tute

Por Por Julio Maier

David Baigún in memoriam

Desaparece una generación, según creo que anticipé en alguna oportunidad anterior. Estamos desapareciendo nosotros mismos, se nos van los amigos, los amigos del alma, quienes fueron nuestro faro, nuestro ejemplo de vida, quienes nos ayudaron en horas difíciles y festejaron con nosotros nuestras alegrías, con los que nos sonreímos, en horas felices, o lagrimeamos juntos abrumados por la tristeza, quienes nos halagaron, nos hicieron sentir personas útiles, aquellos a los que valoramos y que nos valoraron, quienes nos mostraron el camino y, sin proponérselo específicamente, nos enseñaron a vivir y sacrificarnos para alcanzar algo, y luego nos acompañaron para disfrutarlo.

Todo ello era el Prof. Dr. David Baigún, si debo nombrarlo como se merece académicamente, nuestro querido Tute en apodo de entrecasa y lenguaje cotidiano. Podría pasar horas reseñando sus valores. Prefiero recordar que, con su comportamiento, me enseñó que mi profesión, la de abogado, que tanta mala fama arrastra popularmente, sólo tiene sentido si mediante su ejercicio podemos ayudar al prójimo, a aquel que sufre justa o injustamente, especialmente a aquel que ha sido excluido del goce de los derechos acreditados a cualquier persona humana y que, mediante los mecanismos de la materia que abrazamos académicamente, ha perdido o está en riesgo de perder el derecho de los derechos, el de transitar libremente. Prefiero recordar a quien alguna vez me dijo que la ley y el Estado sólo tienen sentido si nos ayudan a los seres humanos a ser más iguales unos a otros y me enseñó que la existencia de ambos fenómenos sociales de la cultura humana sólo está justificada cuando tiene por finalidad la protección de los indefensos, de los necesitados, de aquellos que son vulnerables, débiles frente al poder real.

Como dijo el poeta español: “...y aunque la vida murió,/ nos dexó harto consuelo/ su memoria”.

 

* Profesor DP y DPP, U.B.A.


Compartir
Seguinos en Twitter

.